Ursula Haverbeck sigue en prisión a pesar de su edad y contexto de pandemia

A pesar de su avanzada edad, por haber negado el holocausto tal cual se informa de manera oficial, sigue en prisión habiendo cumplido los dos años de pena que se le impuso.

Ursula Haverbeck sigue en prisión a pesar de su edad y contexto de pandemia Ursula Haverbeck sigue en prisión a pesar de su edad y contexto de pandemia.

Por estos días, Ursula Haverbeck, la abuela de 91 años condenada en 2018 por negar el holocausto aún sigue en prisión. En Europa está prohibido negar la existencia o incluso las caracteristicas con que se describen los sucesos conocidos como "Holocausto". En Alemania la pena es de cinco años de cárcel.

La investigadora Ursula Haverbeck había sido denunciada en varias oportunidades de "negacionista", adjetivo calificativo que se le otorga a quienes no aceptan, cuestionan o manifestan desconfianza sobre la información brindada de forma oficial respecto de los sucesos relacionados con el régimen socialista de Adolf Hitler en especial perjicio de los ciudadanos alemanes con orientación religiosa judía.

Recordemos que el Partido Nacional-socialista Obrero Alemán dirigido por Adolf Hitler predominó en Alemania entre 1933 y 1945 y tuvo gran adhesión por los ciudadanos de varios países europeos no ofreciendo mucha resistencia al incorporar el régimen del primer mandatario alemán. Existía un claro objetivo de formar una "Unión Europa" basada en un régimen socialista globalista, a pesar de las tintes nacionalistas, utilizando el método del enemigo en común exacerbando contra las grandes corporaciones en manos de empresarios judios, que luego se extendió a los ciudadanos de a pie que practicaban la misma religión, deteniendolos en campos de concentración para una posterior deportación que nunca se concretó. Recordemos que el Estado de Israel no existía en ese entonces sino que fue creado el 14 de Mayo de 1948, tan sólo tres años después de la caída del régimen de Adolf Hitler.

En los últimos años, la investigadora no sólo había puesto en duda las formas en que esos ciudadanos detenidos habían fallecido sino además la cantidad de decesos informada. La investigadora argumentaba que la mayoría de las muertes se debían a las precarias condiciones de salud e higiene en que convivían los detenidos y a la mala administración de las tareas que debían realizar en trabajos de jornadas muy extensas sin descansos y con mala alimentación, y que esto se debía más a una gran negligencia en lugar de tratarse de un plan sistemático de exterminio.

Es importante recordar que historicamente, desde el ruso Lenin hasta venezolano Maduro, pasando por Stalin, Mao Zedong y Kim Sung - entre otros- en todos los regímenes de ideología socialista, comunista o de otras variantes de la Izquierda, la cantidad de gente desaparecida por sus diferencias de credo, sexualidad o pensamiento político se ha contado por millones pero en este caso puntual del regimen de Hitler, la investigadora ponía en duda la cifra oficial de 6 millones, considerando no sólo la falta de evidencia de los fallecidos sino además los métodos que se informa que se utilizaron. Y, por otra parte, por la población europea de la época negaba la cantidad de decesos informados que, según cifras oficiales ascendía a 6 millones de personas entre ellos judíos, gitanos y otros grupos étnicos sociales e ideológicos.

En 2018, la fiscalía de la ciudad alemana de Bielefeld (392 Km al oeste de Berlín), dio a conocer que Ursula Haverbeck fue encarcelada en una prisión de la mencionada localidad para cumplir una pena de 2 años. Pena que ya se está cumplimentando y que, en el contexto actual de supuesta pandemia mundial, debería considerarse su liberación o cumplimiento de su pena de forma domiciliaria, algo que se ha realizado en muchas naciones cuando se trataba de personas mayores de 60 años de edad o que por algún motivo presentaba características de salud vulnerables o propensas al contagio del virus chino sarc-cov2.

Esta claro el régimen fascista de izquierdas del nacional-socialismo de Hitler tuvo un trato injusto, y en algunos casos considerado inhumano para con sus prisioneros e ilegal para aquellos que eran civiles, pero parte de la sociedad se pregunta si por cuestionar la exactitud de la cifra de víctimas justifica el trato que recibió esta mujer de 90 años al ser condenada a la cárcel y permanecer allí en el contexto de la supuesta epidemia del virus chino.

Compartir:

Esta nota tiene 5044 visualizaciones.
¿Te ha resultado interesante? Comparte en tu muro para que tus amigos lo sepan!
Compartir 799 Twitter

Último momento: