Plano existencial

Visitantes de otras tierras mas allá del paredón antártico

¿Y si dejamos la contaminación de relatos de ficción o fantasías y planteamos seriamente las hipótesis del origen de los seres que nos visitan?

Por Christian Valentini
Publicado el 21/03/2018

Visitantes de otras tierras mas allá del paredón antártico

¿Y si dejamos la contaminación de relatos de ficción o fantasías y planteamos seriamente las hipótesis del origen de los seres que nos visitan? ¿Y si dejamos la contaminación de relatos de ficción o fantasías y planteamos seriamente las hipótesis del origen de los seres que nos visitan?

Corría el año 1480, cuando Cristobal Colón vivía en Portugal con su esposa Felipa y su hijo Diego cuando ya tenía la idea de que mas allá del horizonte había otras tierras. No era la primera vez que aparecían en las costas portuguesas indicios de otra civilización, utensilios, armas, partes de embarcación, incluso está documentado el hallazgo de un cadáver de un ser con rasgos orientales. Poco mas de una década después se llegó a las islas centroamericanas de Las Bahamas, asumiendo que eso era la costa mas oriental de Asia. Posteriormente, gracias a las expediciones del italiano Amerigo Vespucci, que alcanzaron las costas de sudamérica, confirmaron que en realidad se trataba del "Mundus novus", al que mas tarde, en 1507, el cartógrafo Martin Waldseemüler al publicar un tratado de geografía titulado "Cosmographie Introductio" sugiriera que el nuevo mundo sea bautizado como América en honor a Amérigo Vespucci. Pero el misterio original que inquietaba a Cristobal Colón, de que aquellos objetos provenían de otras tierras oficialmente desconocidas, en efecto era así y tenía razón.

Primer Viaje de Cristobal Colón hacia el continente americano. Primer Viaje de Cristobal Colón hacia el continente americano.

Avistamientos en la antigüedad

Si algo destacan los registros de avistamientos en la antigüedad es que en aquel entonces la idea de ser visitados por seres de otros lugares no estaba contaminado por la ciencia ficción del siglo XX. Había un poco de superstición y muchas veces se atribuían los avistamientos o encuentros cercanos a intervenciones divinas. Muchas veces incluso utilizados con fines políticos.

En el año 329 a.C. por ejemplo, Alejandro Magno y sus hombres observaron como en el cielo aparecieron lo que ellos identificaron como "escudos volantes incendiados" que lanzaron bolas de fuego que le ayudaron a derribar las murallas de la ciudad de Tiro. En el mismo escrito agregaron que había sido una ayuda divina.

En la primera semana de Octubre de 1492, a unas cuantas millas de llegar a las islas de las Bahamas, el almirante del Santa María, una de las tres embarcaciones con la que Colón y sus hombres hicieron el primero de sus cuatro viajes hacia "lo desconocido" divisaron una luz intermitente por debajo del agua, inmediatamente tocaron zafarrancho y alertaron a toda la tripulación. La luz se alejó un poco, salió de la superficie, se elevó por los aires y se alejó hasta desaparecer.

Hay innumerables frescos en toda Europa donde ha quedado testimonio de avistamientos, "La anunciación con San Emidius" pintado en 1486, por Carlo Crivelli (1430-1495) donde un objeto en forma de disco emite un haz brillante hacia abajo en el chacra de la corona de María, la famosa pintura "La Virgen con San Giovano" del siglo XV, por Domenico Ghirlandaio (1449-1494) y se exhibe como parte de la colección de Loeser en el Palazzo Vecchio. Por encima del hombro derecho de María esta un objeto con forma de disco. A continuación se muestra el objeto como si estuviera destellando luz y un hombre y su perro se los puede ver claramente mirando hacia el objeto. "El Bautismo de Cristo" de Aert de Gelder (1645-1727) nos muestra un plato volador emitiendo unos rayos paralelos hacia una fogata donde se encuentra la familia de Jesus en su nacimiento. "La crucifixión" pintado en 1350 y exhibido en el Monasterio de Visoki Decani, en Kosovo, Yugoslavia, registrando el momento de la crucifixión, en la parte superior, sobre el cielo lo que parecerían ser dos objetos voladores con personas dentro. "El triunfo del Verano" es un tapiz exhibido en el Museo Nacional de Baviera, Alemania, hecho en 1538, se pueden observar discos voladores en el cielo sobre la izquierda y la derecha. Incluso se han encontrado pinturas rupestres como las de Tanzania encontradas en Kolo o Itolo donde se observan objetos voladores o seres de aspecto diferente rodeando a una mujer.

¿Por qué venían de los cielos?

En la humanidad de la antigüedad, cada vez que ocurrían estos avistamientos pensaban que se trataban de dioses o de visitantes de otros lugares. Pero por qué la idea de que esos visitantes o dioses provenían del cielo? Es muy sencillo, porque en todos los avistamientos registrados, estos seres se desplazaban en objetos voladores. Cuando se iban se alejaban en una determinada dirección hasta perderse del campo visual, entonces cuando un objeto se perdía por la zona de una determinada estrella o constelación, se asumía que ese era el lugar hacia donde estos visitantes iban de regreso a su origen. Asumir que estos seres venían y volvían de las estrellas es muy comprensible y lógico visto desde el punto de vista de cualquier persona en la antigüedad, porque aún no se habían inventado vehículos que se desplazaran a propulsión, mucho menos vehículos voladores.

En la actualidad, cuando vemos un avión acercarse no asumimos que ese avión proviene de una estrella, ni tampoco si lo vemos alejarse en dirección hacia alguna constelación pensamos que ese avión se dirige hacia esa estrella de regreso a su hogar. Pues no. Porque sabemos que un avión es un objeto volador que despega en algún punto, se desplaza por el aire, y luego aterriza en otro punto, sin importar que mientras lo vemos pasar, en algún momento se alejará tanto que dejaremos de verlo en los cielos.

Hoy en día, cuando se le explica a un niño que nunca oyó la palabra "extraterrestre" se le suele decir que se trata de "seres que vienen de otro planeta", asumiendo que hay otros planetas y continuando con la tradición de la antigüedad de pensar que vienen de las estrellas porque se desplazan en objetos voladores.

Avistamientos en la actualidad

Sería casi imposible relatarlos porque son miles. En parte porque hay mas gente que antes y también porque no fue hasta comienzos de la década de los 90s del siglo pasado, cuando la mayoría de la gente se la veía con una cámara fotográfica encima o videocámara. Ya entrado el siglo XXI es muy habitual disponer de un teléfono con videocámara, y por eso hay mas registros. Descartando los avistamientos de prototipos de algún avión con tecnología de punta, desconocido en ese momento por la población asumiendo que era de origen desconocido, tenemos los avistamientos de discos diurnos, luces nocturnas, informes visuales o por radar con o sin ocupantes. Y para los avistamientos a menos de 150 metros (500 pies) están los que se clasifican por "encuentros cercanos".

Los encuentros cercanos

En los encuentros cercanos tenemos los cuatro primeros que son los mas comunes: Los de primer tipo, platillos o discos voladores, u otros objetos voladores con forma de cilindro con luces extrañas y aspecto muy avanzado para ser de tecnología humana. Los de segundo tipo: son aquellos donde han quedado evidencias de calor o radiación, daños en el terreno o vegetación. O alguna otra secuela, como animales asustados, parálisis humana, interferencia a los motores de los vehículos o interferencia en las ondas provenientes de transmisiones radiales o de televisión abierta. Los de tercer tipo: que incluye la observación de seres biológicos, independientemente de su forma. Se subdivide además dependiendo si el ser biológico observado se encuentra dentro de su nave, fuera de su nave, sin su nave o incluso si nada de ello se observa pero quien experimenta el encuentro lo hace mediante algún tipo de comunicación inteligente, telepática o extrasensorial. Y los de cuarto tipo: son los casos donde quien experimenta el encuentro es secuestrado o "abducido" contra su voluntad (sub clase A) o lo es por voluntad propia (sub clase B). Posteriormente se han clasificado otros tipos de encuentros cercanos de quinto, sexto, séptimo y octavo tipo, que tienen que ver con una conexión mental o física entre algunas personas y con lo que se cree son seres de otras tierras.

Hechos y especulación

Eventos así inspiraron a investigadores como Erich Von Däniken, Peter Kolosimo, Peter Krassa y otros tantos durante los años 70s y 80s, cautivando el interés de gran parte de la sociedad moderna, donde incluso muchos sostienen que la humanidad ha sido instruida en mas de una oportunidad por seres visitantes de otros lugares. Y aclaramos aquí: "De otros lugares" no necesariamente significa que sea un lugar muy lejano a millones de años luz de distancia. Recordar aquí a Colón cuando el continente americano aún no existía oficialmente.

Si tuviéramos que clasificar a los amantes del tema OVNI lo podríamos hacer en dos grupos principales, y aquí entran los expertos en Ufología pero también los seguidores y entusiastas de esta temática. Por un lado están los que estudian detenidamente los casos, o incidentes. Hacen sus investigaciones de campo, realizan análisis, toman testimonio y estudian todo tipo de evidencias y pruebas. Al final obtienen sus conclusiones. Pueden determinar que se trata de seres de otro lugar.

Por otro lado están aquellas personas que con el solo hecho haber escuchado un relato, visto un video en Youtube, o un documental en un canal de televisión de ciencia moderna, como Discovery Channel o National Geographic Channel, ya asumen que el hecho es real dependiendo de quien lo cuente, ya sea el conductor del programa del Discovery channel o el youtuber del canal que está suscripto. La gente de este grupo de personas también creen poder determinar en algunos casos el origen y hasta la raza del ser que nos visita. Pudiendo decir que son Jovianos (de Júpiter), Marciano (de Marte), Nórdicos o Pleyadianos (de la constelación Pleyades), Reptilianos, Selenitas (De la Luna), Venusianos (De Venus), y muchos mas. Siempre de otro planeta o estrella lejana conocida.

En esta apresurada clasificación de entusiastas del tema OVNI, los del primer grupo pueden establecer que un determinado avistamiento o encuentro cercano se trata de un acontecimiento real, pero no pueden determinar bajo ningún concepto el verdadero origen de esos seres. El segundo grupo de gente en cambio, le basta con el relato de una persona que le cuenta la experiencia y también el origen del supuesto ser con el que ha tenido el encuentro. O bien, ante acontecimientos empíricamente probados por especialistas en Ufología, de que se trata de un encuentro cercano, las personas del segundo grupo inmediatamente agregan, como un conocimiento adicional, el origen de esos seres, incluso a veces su también raza. Y esto último sin prueba alguna. El segundo grupo es mayor al primero.

Podemos concluir entonces que hay evidencias suficientes que prueban a lo largo de la historia y en la actualidad que somos visitados por seres de algún lugar o de varios lugares desconocidos. Podemos asegurar que en la mayoría de los casos utilizan vehículos voladores. Pero valiendonos de estas pruebas no podemos asumir que esos vehículos provengan de un espacio exterior. Recordar aquí el ejemplo del avión, cuando lo vemos pasar.

Tema OVNI y ciencia moderna

La ciencia moderna ante las innumerables evidencias de avistamientos y encuentros cercanos no tiene mas opción que admitirlos y llamarlos "visitantes del espacio exterior", dar definición al término "extraterrestre" aceptando el término en sí y especulando con que esos seres tienen origen en algún planeta perteneciente a algunas de las estrellas que están a millones de años luz de distancia. Y para explicarlo la ciencia moderna "asegura" que estos seres nos visitan de algunas de las siguientes maneras: 1) Desplazandose en vehículos voladores que pueden alcanzar velocidades muy por encima de la velocidad de la luz, recordemos que la velocidad de la luz es aproximadamente 287 mil kilómetros por segundo y que un año luz de distancia es una medida de distancia relativa donde recorrerla tomaría un año desplazandose a la velocidad mencionada. O, 2) esos seres poseen una tecnología tal que pueden abrir una especie de puerta o portal que forma una especie de túnel a modo de atajo por ese basto espacio exterior hasta otra puerta por donde se sale, llegando mas rápido por ese túnel que se acaba de formar de forma artificial o usando otros ya existentes de forma natural, a los que se les llama "agujero de gusano".

Para estas dos teorías, y en especial para esta última, la ciencia moderna como siempre utiliza cálculos matemáticos y basandose de otras teorías como la gravedad, lo explica y es avalado por algún experto en física teórica. Sin ninguna prueba empírica para establecer tal base científica. Y como dato adicional para avalar semejante predicción, el argumento mas importante que confirma cualquiera de estas dos teorías es que estos seres poseen una tecnología mas avanzada a la nuestra, y por ello las teorías son probables y aceptables por la comunidad.

Vamos ahora a la realidad. Si hay seres que nos visitan, y poseen una tecnología mas avanzada no necesariamente quiere decir que el origen de esos seres está a años luz de distancia. Perfectamente pueden venir de tierras aún desconocidas oficialmente. Recordar aquí lo que pensaba Cristobal Colón cuando aún vivía en Portugal, años antes de su famosa expedición. Y que los vehículos de esos seres sean voladores, no necesariamente implica que vengan de un espacio exterior. Recordemos aquí nuevamente el ejemplo del avión.

De donde provienen los seres que nos visitan?

Siguiendo con el razonamiento anterior, y manteniendo el sentido común, sin las delirantes teorías sin pruebas de la ciencia moderna, por descarte no nos queda otra opción que pensar que: 1) los vehículos voladores que esos seres utilizan han despegado de algún lugar y no necesariamente es un lugar muy lejano y 2) Se desplazan principalmente por el aire, aunque también se los ha visto por debajo del agua no necesariamente implica que provengan de las profundidades, evidentemente el aire o el mar es el medio por donde se desplazan. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta filosófica: No podría ser que el origen sea aquí mismo, sólo que en algún lugar hasta ahora inexplorado o inalcanzable por la ciudadanía? Hay un sólo lugar que sabemos existe y no está permitido el acceso a la población mundial, ni siquiera el tránsito martítimo o aéreo. Y ese lugar se lo conoce como el Circulo Polar Antártico.

Monti urbano, en sus mapas realizados en el Siglo XVI, describió en detalle las tierras del actual círculo polar antártico, en ese entonces sin hielo, con detalle de su flora y fauna, donde se mencionaban especies de animales diferentes a las que estamos acostumbrados a ver, muchas mas especies de las que se han encontrado en Australia. En esa época no había restricciones de navegación por esos lares.

Mappa del Muro. Manuscrito del mondo (1587) hecho por Monti Urbano (1544 - 1613). Mappa del Muro. Manuscrito del mondo (1587) hecho por Monti Urbano (1544 - 1613).

Como ya se ha mencionado en otros artículos de Plano Existencial, desde el 1 de Diciembre de 1959 existe un tratado firmado por la mayoría de los países celebrado en la ONU que con la excusa de determinar un espacio para investigación científica prohibe el acceso a la población mundial en la zona antártica. Posteriormente se han reforzado los argumentos de restricción con otros tales como el cuidado de algunas especies de pingüinos (como se menciona en el final de la película "Happy Foot" del 2006) y otros argumentos urbanos como el del cuidado del clima, conservación del agua como reserva, etcétera. Como si alguna vez hayan sido mas importantes estos temas que los intereses económicos a la hora de desmalezar una selva o contaminar un río.

Sabemos hoy que el Círculo Polar Antártico es el paredón de hielo que rodea los mares conocidos y es el límite del plano existencial conocido, y sería lógico pensar que mas allá de ese paredón haya mas tierras, incluso continentes con flora y fauna desconocida. La idea de que también haya seres que vivan en civilizaciones mas avanzadas cultural y tecnológicamente no sería tan descabellado. La zona antártica es para la población mundial lo que el "Área 51" es para los ufólogos.

Y tal como alguna vez se ha intentado desinformar con relatos y eventos que en principio se reconocieron oficialmente o se dieron a entender que efectivamente fueron reales, como el incidente de Roswel en Julio de 1947, recientemente han surgido historias de relatos de personas contando encuentros cercanos en la Antártica, como el relato que trascendió en 2017 por la plataforma Youtube, del piloto del helicóptero en una expedición turística que tuvo un encuentro cercano de tercer tipo y se comunicó telepáticamente. Casos típicos de desinformación cuyo objetivo sin dudas tiende a relacionar, a través del absurdo, dos puntos: "OVNI / Antártida" para que inmediatamente la teoría sea descartada y no se pueda ahondar mas en el asunto. De la misma forma que alguna vez se habló de "Tierra hueca / Antártica" o "Expediciones nazis / Antártica". Historias, relatos, literatura y hasta películas como "Allien versus Pretador" del 2004 donde la historia se desarrolla en la Antártida, que sólo sirven para alejar la idea, para que no se pueda estudiarlo de forma mas detenida y seria. Pues de esta manera, al plantear la hipótesis del origen de estos seres provenientes por la zona de la Antártida, la mayoría de la gente lo relaciona con el cine de ficción o las leyendas urbanas.

Concluimos entonces planteando la hipótesis desarrollada: ¿Y si lo que conocemos del tratado antártico es en realidad un fragmento de un tratado mas amplio y complejo que tiene que ver con la restricción recíproca de nosotros hacia el otro lado al mismo tiempo que los seres que viven del otro lado hacia el nuestro?

Una cosa queda claro si esto es realmente así, del otro lado hay gente que no respeta ese tratado pues cada tanto se dan una vuelta por aquí y nos visitan.

Publicado el por .
7936 visualizaciones

Compartir:

¿Te ha resultado interesante? Comparte en tu muro para que tus amigos lo sepan!
Compartir 1.8 milTwitter

Etiquetas:

cientificismo desinformacion ovni