Plano existencial

Qué es la Arqueastronomía?

El antigüo Egipto concebía una Tierra Plana y estacionaria. Por ello existía una correlación entre muchas de sus grandes construcciones y las mismas estrellas que desde hace milenios permanecen en el mismo lugar.

Por Christian Valentini
Publicado el 29/06/2018

Qué es la Arqueastronomía?

A pesar que el cielo ha sido el mismo para todas las civilizaciones, el uso que hemos dado a las observaciones ha sido diferente. Aquí entra en juego una rama multidisciplinar, y relativamente nueva, de la ciencia llamada arqueoastronomía. Al comienzo, el interés se centraba en buscar el interés astronómico de los hallazgos arqueológicos. Esta era una tarea de interés para los astrónomos y era conocida como arqueoastrología, ya que se centraba en conocer las prácticas astronómicas de las civilizaciones antiguas. En el momento en el que se empezó a vislumbrar un interés antropológico para conocer el uso que las diferentes civilizaciones daban de los fenómenos astronómicos, y el papel que estos jugaban en sus culturas, el campo de la astroarqueología se abrió mucho más y dio lugar a la arqueoastronomía.

Arqueastronomía: Ciencia que estudia cómo se entendía la bóveda celeste en la antigüedad, basandose en la arqueología. Arqueastronomía: Ciencia que estudia cómo se entendía la bóveda celeste en la antigüedad, basandose en la arqueología.

Esta rama no tan divulgada de la Ciencia, y cuyos resultados de estudios se los ha atribuido muchas veces a hechos casuales, comenzó a tomarse en cuenta a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX cuando se comenzaron a proponer ideas para explicar un posible origen astronómico de algunos complejos arqueológicos en Gran Bretaña, como es el caso de Stonehenge. De hecho, los primeros estudios serios sobre Stonehenge y las pirámides de Egipto se consideraron como modelos para realizar estudios sobre arqueoastronomía.

La gran pirámide de Keops (o Khufu) ubicada en la meseta de Guiza, en las afueras de El Cairo y que forma parte de las tres pirámides de Guiza, fue construida por órdenes de uno de los más famosos faraónes: Keops, el tercero de la cuarta dinastía, hijo de Senefru y la reina Hetepheres, y padre de Kefrén.  Su altura original fue de 146 metros, pero ahora es de solo 137 metros debido al deterioro de la parte superior. Se estima que su construcción demoró entre 25 y 30 años. Es la mas antigua del grupo de las tres pirámides de Guiza y es considerada la mas antigua de las 7 maravillas del mundo.

Posee un pasaje descendente que, en dirección inclinada a lo largo de sus 105 metros de longitud, llega a una profundidad de 30 metros bajo tierra, allí comienza un pequeño tramo horizontal de 9 metros de longitud hasta llegar a la cámara subterránea conocida como la Cámara Inferior. El pasillo está orientado hacia el Norte perfectamente a lo largo de esos 105 metros, una obra de construcción muy difícil de llevar a cabo sin cuerdas ni tizas que marcaran la perfecta línea hacia el Norte. Llevar a cabo esta construcción sólo sería posible apuntando a una estrella que, a lo largo de mas de 100 metros, nunca se perdería de vista en cada noche mirando desde dentro del túnel. Y esa estrella es Alfa Draconis.

Hace mas de 4500 años que los canales de ventilación de la Pirámide de Keops (Pirámides de Guiza) apuntan a las mismas estrellas. Nada se ha movido. Hace mas de 4500 años que los canales de ventilación de la Pirámide de Keops (Pirámides de Guiza) apuntan a las mismas estrellas. Nada se ha movido.

Existen otras cámaras en la Gran Pirámide además de la Cámara inferior, como la Cámara del Rey y la Cámara de la Reina, cuyas ventilaciones apuntan a diferentes estrellas. Las orientaciones de los llamados canales de ventilación de la gran pirámide son: Alfa Draconis, como ya hemos mencionado, Osa Menor, Orión y Sirio.

Los llamados "canales de ventilación" de la Gran pirámide de Guiza, descubiertos por R. Howard Vyse, y W. Dixon apuntan directamente a las estrellas. Las del lado sur apuntan a la constelación de Orión (desde la cámara del rey) y a la estrella Sirio (desde la cámara de la reina). Las cámaras del lado norte apuntan a la Osa Menor (desde la cámara de la reina) y a Alfa Draconis o Thuban (desde la cámara del rey).

La ubicación de las tres pirámides de Guiza coinciden exactamente con la posición de las tres estrellas que componen el Cinturón de Orión (Alnitak, Alnilam, Mintaka). Nada ha cambiado en mas de 4500 años, algo que prueba no sólo que la teoría del Heliocentrismo no es correcta, tampoco el Universo se expande. La ubicación de las tres pirámides de Guiza coinciden exactamente con la posición de las tres estrellas que componen el Cinturón de Orión (Alnitak, Alnilam, Mintaka). Nada ha cambiado en mas de 4500 años, algo que prueba no sólo que la teoría del Heliocentrismo no es correcta, tampoco el Universo se expande.

Además, la Gran pirámide de Keops, forma parte de un conjunto de tres pirámides conocidas como la Pirámides de Guiza. Las tres se encuentran ubicadas de forma tal que coinciden perfectamente con la posición en que se ven las tres estrellas centrales de la constelación de Orión, ellas son: Alnitak, Alnilam y Mintaka, también conocidas como "Las tres marías" o directamente "El cinturón de Orión"

Esta correlación entre las pirámides de Guiza y ciertas constelaciones han sido caso de estudio a lo largo de varios años por muchos científicos como Robert Bauval y Adrian Gilbert 1, incluso ha sido publicado en 1994 por la cadena de televisión BBC de Londres en el documental The Great Pyramid: Gateway to the Stars (La gran pirámide, portal hacia las estrellas).

Hace milenios que la ubicación de sus estrellas se encuentran en el mismo lugar, tal como lo demuestran estudios arequeastronómicos. Hace milenios que la ubicación de sus estrellas se encuentran en el mismo lugar, tal como lo demuestran estudios arequeastronómicos.

Independientemente del misterio que nos lleva esta correlación y estudios de arqueoastronomía 2, no debemos olvidar que la construcción de la pirámide de Keops, la mas antigua de las tres pirámides de Guiza fue concluida en el año 2560 aC, es decir hace casi 4600 años.

Si tomamos en cuenta a la Ciencia moderna y oficial, que descartó la teoría geocentrista y dice que la única teoría válida es la heliocentrista observamos varios fallos y contradicciones. A saber, deberíamos recordar que la teoría Heliocentrista, enseñada en las escuelas de casi todos los países, asegura que la Tierra es una bola giratoria que rota sobre un eje imaginario a una velocidad de 1600 km por hora sobre la línea del Ecuador, y esa bola su vez se desplaza alrededor de una estrella a una velocidad aproximada de 29 km por segundo. Esa estrella, el Sol, a su vez se desplaza alrededor del núcleo de una galaxia a una velocidad de 792.000 km por hora (o 220km por segundo) y esa galaxia, llamada Vía Láctea, se desplaza sobre un Universo que se expande a una velocidad de 71 kilómetros por segundo por cada megapársec de distancia 3. A pesar de todos estos movimientos, cada noche vemos exactamente el mismo cielo con las mismas constelaciones. Si todos esos movimientos fueran ciertos, deberíamos ver un cielo diferente cada noche.

Cualquier defensor de la pseudo-ciencia, o también conocida como Ciencia Oficial, dirá que debido a las enormes distancias nadie puede percibir los cambios en la posición de cada estrella a lo largo de la vida de una persona, apoyando las ideas de Copérnico, Keppler o Galileo, sin embargo aquí hay documentos y pruebas que datan de mucho antes, de hace miles de años, y grabados en piedra aún están allí. La pirámide de Keops es una prueba de ello, pues construida hace casi unos 4600 años, los canales de ventilación de sus cámaras apuntan a las mismas estrellas. Y esto quiere decir que nada ha cambiado en todos esos milenios. Una prueba mas de que la Tierra no se mueve.

Cuando alguien hable de teoría de la constante expansión del Universo, que refuerza la Teoría del Big Bang, debería considerar esto: Nunca se ha demostrado ni siquiera que la Tierra gire. Mucho menos que se desplace por un espacio, pues si realmente lo hiciera lo estaría haciendo a la vez que todas las estrellas visibles. Pero incluso si así fuera, sería imposible probarlo, pues no hay parámetros de comparación o puntos de referencia que demuestren dicha teoría. Mientras tanto, sería una buena idea aceptar que la Tierra no se mueve en lugar de imaginar que viaja a velocidades impensables basándose en teorías sin pruebas que solamente se sostienen gracias los sistemas de información y educación modernos mas la consecuente creencia de muchos.

Referencias

  1. La teoría de Correlación de Orión u OCT (siglas iniciales de Orion correlation theory en inglés) es una hipótesis formulada por Robert Bauval y Adrian Gilbert publicada por primera vez en 1989 en el volumen 13 de Discussions in Egyptology, y desarrollada a mediados de la década de 1990, en el libro The Orion Mystery, Unlocking the Secrets of the Pyramids (El Misterio de Orión, descubriendo los secretos de las pirámides).
  2. La arqueoastronomía es conocida como la disciplina que estudia las creencias y conocimientos del cielo en la antigüedad y la manera en que la gente entendía la bóveda celeste basándose en los restos arqueológicos.
  3. Un megaparsec es un millón de parsecs. Una unidad de distancia de distancia inventada a comienzos del Siglo XX para definir distancias supuestamente astronómicas. Un parsec = 3,26 años luz.

Publicado el por .
8304 visualizaciones

Compartir:

¿Te ha resultado interesante? Comparte en tu muro para que tus amigos lo sepan!
Compartir 1.9 milTwitter

Etiquetas:

arqueastronomia constelaciones